Taj-Mahal: Nadie se conoce así mismo hasta que ha padecido

Taj-Mahal: Nadie se conoce así mismo hasta que ha padecido

29 de octubre del 2016

He necesitado más de un año para asimilar el impacto en mi retina de la visión del Taj-Mahal.  India es de los países más bellos del globo, es bonita en el día y noche, las alfombras, telas y olores hablan, hasta el polvo de sus carreteras desprende conocimiento y sabiduría. Como ya escribí hace tiempo, “India es más que cinco letras”. Un año después, aún sueño con ser gaviota y volar a los más alto de aquella cúpula…

En la cúpula, la inmensa cúpula, hay algo levemente excesivo, algo que todo el mundo siente y percibe, algo doloroso.  Su estructura de mármol macizo, sin peso, perfectamente racional contra toda lógica, a pesar de la belleza provoca tristeza, ausencia, suplicio, tormento, angustia en el alma que no se puede explicar.    

El Taj-Mahal fue declarado en el año 1983 Patrimonio De La Humanidad e incluido desde el 7 de julio del 2007 en la lista de Las siete maravillas del mundo moderno, que junto a Las siete maravillas del mundo antiguo forman los 14 destinos de peregrinaje planetario que todo viajero anhela visitar.

Fotografía Scott-Hefti

Fotografía Scott-Hefti

Este grandioso mausoleo de mármol blanco edificado entre 1631 y 1648 por orden del emperador mogol, Shah Jahan, está situado en la ciudad de Agra. Rodeado de leyendas acerca de su construcción que intentan explicar el sentimiento que embarga al contemplar lo que no es solo un monumento de mármol y piedra arenisca roja, sino que es poesía hecha arte.

Construido como ofrenda póstuma del emperador hacia su esposa favorita, Mumtaz Mahal, se estima que fue necesario el esfuerzo de unos 20.000 obreros para terminar el imponente conjunto.

Un sinfín de historias describen cómo el emperador Shah Jahan ordenó cegar y cortar las manos a los artesanos y arquitectos, una vez completado su trabajo, para que no pudieran volver a construir edificio alguno que empañara al Taj-Mahal.  No hay ninguna referencia que de credibilidad a esas leyendas, aunque algunos consideran que era práctica habitual en relación a los grandes monumentos de la antigüedad.

Circulan miles de textos sobre esta obra enigmática. La inspiración se desborda y arrodilla ante esta enorme declaración de amor expresada en arte. Nadie sabrá nunca la amargura, dolor y agonía que soportó el emperador, desolado ante la muerte de su amada no tardó mucho en seguirla a la tumba.  Al término de la construcción, Shah Jahan fue condenado a arresto domiciliario en el fuerte de Agra, donde pasó el resto de sus días mirando por la ventana hacia el Taj-Mahal, consumiéndose enloquecido por los recuerdos, quizás soñando —al igual que yo— en ser gaviota y volar.

 

 

 

6 thoughts on “Taj-Mahal: Nadie se conoce así mismo hasta que ha padecido

    • Maica RiveraMaica Rivera
      6 enero, 2017 at 14:53
      Permalink

      In the Taj-Mahal little more can be said … its feeling emerges from every corner, pain and beauty confuse you .. A hug

      Reply
  • 12 marzo, 2017 at 13:45
    Permalink

    Saludos amiga Maica ,muy interesante sus publicaciones felicitaciones por ese enorme trabajo de poder conocer y vivir diferentes paises con costumbres diversas .Esperemos que algun dia se decida venir a Ecuador con 4 regiones diferentes en donde estaremos a las ordenes y sentirnos orgullosos de tenerla.Feliz dia y un Abrazo!!

    Reply
    • Maica RiveraMaica Rivera
      12 marzo, 2017 at 16:10
      Permalink

      Alfredo, Ecuador es un país que espero conocer dentro de unos meses, los primeros asentamientos de población datan del 12000 a.C -me hechizan las civilizaciones antiguas- vuestra historia, cultura y tradición es para muchos viajeros irresistible, pero para mí es más que eso, he leído mucho sobre tu Tierra y creo que encierra esa magia especial que transforma un texto en poema…así que seré yo quién se sienta orgullosa cuando Ecuador sea el lugar de mis crónicas. Un abrazo.
      Maica Rivera.

      Reply
  • 17 junio, 2017 at 06:46
    Permalink

    Nice Article Maica. I am from India and happy to know that you visited Agra to gain a bit of knowledge about the Taj Mahal. It’s really one of the fantastic cemeteries of India., however, Did you see the wall of that room of the Red Fort where Saha Jahan spent his last days as a prisoner of his son named Aurangzeb? There was a little hole in that wall covered with a lens. If you put your eyes in that lens, the Tajmahal will be looking in full size. It’s really an amazing experience to see Taj Mahal in that lens. It was the last prayer of Saha Jahan to his son to arrange such a way that he always can see the memory of his wife.
    Thank you so much Maica for visiting India. You are most welcome again and again. 🙂

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te apuntas al viaje de la vida?

Aprender como si fuera a vivir siempre... de mis experiencias nace este espacio donde compartir como alcanzar sueños que nos desvelan cada madrugada..."si no sueñas no creas, si no sientes no vives"

Pincha aquí para suscribirte o si ya estás registrado inicia sesión aquí.