Roma: La Ciudad Eterna que emergió de un volcán

Roma: La Ciudad Eterna que emergió de un volcán

10 de septiembre del 2017

Eterna, sin principio ni fin…Ella ya es leyenda; una y otra vez se vuelve a reinventar. Espiral de lo infinito que no se deja olvidar.

                                                                                                                          Fragmentos de Vida

Roma, una de las primeras grandes metrópolis de la humanidad es cómplice junto a la vieja Europa del concepto Antigüedad. La historia de la capital italiana comprende más de tres milenios, pues su eternidad hace millones de años emergió de un volcán. El territorio donde se enclava fue modelado por cincel de lava que la roca no pudo «sujetar».

…Y surgiendo de cráteres hoy inactivos, la Tierra comenzó a vomitar. De su interior, nacieron colinas, valles y ríos para a Roma acunar. Asentada sobre material eruptivo, la urbe, incluso antes de existir, de fuego, pasión y ceniza una filosofía comenzó a forjar.

Según la leyenda, La Ciudad Eterna fue fundada por Rómulo el 21 de abril del año 753 a.C. En sus inicios, se pobló con gentes vecinas y viajeros de tierras lejanas. Ellos drenaron las zonas pantanosas que separaban las siete colinas –que fueron y son, el corazón de la capital– convirtiéndolas en mercados, foros…Así se creó la civilización romana. Sin principio demostrado. Sin final que demostrar.

Roma tiene una parte de diosa y otra de «bestia animal»

Ligada desde sus orígenes al río Tíber posee más de veintiocho puentes que lo cruzan repartidos por toda la ciudad. Son pasarelas que entrelazan sucesos probados con mitos que tal vez pudieron ser realidad.

Una canasta con dos recién nacidos en la orilla del río fusionó historia y creencia popular…El Destino, arrastrado por la fuerza de la corriente, a su cita con el ser humano llegó puntual.

Ligada por siempre al río Tiber…

Quizás el alma de Roma yazca en las aguas del Tíber. Ellas desembocan en un pequeño mar llamado Tirreno –«fragmento líquido» del gran Mediterráneo– bañando las costas de esta localidad a la que protege la inmortalidad. Cuenta la leyenda que…

…La loba Luperca detuvo la cesta. Con su propio cuerpo, llevada por el instinto animal de proteger a las crías en edad de lactar, los amamantó y cuidó. Rescató a Rómulo y Remo de una muerte ordenada por el afán de gobernar.

Según la narración mitológica los gemelos eran hijos del dios de la guerra, Marte, que enamorado de la sacerdotisa Rea Silva –consagrada a la diosa Vesta– la sedujo, y de aquella unión vinieron al mundo dos hermanos que soñaron con crear un nuevo lugar…

…De su padre, las criaturas heredaron la astucia de la estrategia para vencer sin temblar. De su madre, belleza y serenidad a la que ni los dioses podían inmunes contemplar.  Ellos eran Roma personificada en carne y cuerpo mortal antes de constituirla como ciudad.

En latín –primera lengua de la capital– escrito está que se enfrentaron por el derecho a reinar. En una disputa Remo por su hermano quedó herido y la muerte le fue a buscar. Rómulo se erigió como el primero de los siete reyes que rigieron en la ciudad.

En este relato difuso, que mezcla «hechos» con fábula de difícil credibilidad, se asienta la creencia de que Roma tiene una parte de de diosa y otra de bestia animal. De ellas, emana una poderosa fuerza que irresistiblemente despierta el deseo de volverla a visitar.

Allí donde nació la urbe

Incontables textos y artículos enumeran aquello que en Roma se debe visitar…Pero descuidan detallar a qué huele, a qué sabe; describir la textura que tiene la ciudad. No hay que olvidar que está forjada a golpe de lava y caricia de relato infinito que desea mostrar.

La poderosa e influyente civilización romana continuas guerras y batallas libró, no solo con el exterior, pues en el interior palpitaba la furia de un volcán…Tan solo nombrarla hace anhelar pasear por sus calles y plazas en un intento de «tomar el pulso a la ciudad». Pero en cada visita su «latido» parece cambiar.

El Foro Romano…leyenda y mundo real…

Quizás, explorar sin prisas el Palatino sumerja en esa neblina donde inseparables, se fusionan ficción y realidad. Allí, donde Rómulo fundó Roma y fijó su hogar. Según se narra, en este monte –el más céntrico de las siete colinas de Roma– se hallaba la cueva de la loba. Aquella que a él y a su hermano les dio de mamar.

Hay datos que confirman que la zona estuvo habitada desde el 800 a.C aproximadamente, y, arqueólogos italianos, anunciaron en el año 2007 que probablemente habían encontrado la gruta de la que siempre se oyó hablar. Guarida de lobos o morada de noble animal…no hay nada explícito respecto a ese lugar. Pero existe. En la imponente colina bajo los restos de la casa del emperador Augusto está.

Caminando por el Palatino, sin apenas división que se perciba, «aparece» el Foro Romano…En él se encuentra el templo de Vesta, donde la madre de Rómulo y Remo tuvo que habitar. Impactan los vestigios de un pasado que no quiere aclarar donde fijar el límite de la verdad.

Envuelven a las monumentales ruinas una niebla que es como una «nada»…Es la certeza de que el origen de Roma rodeado de magia y misterio siempre estará.

Al recorrer el Palatino y Foro Romano la mente toma conciencia que no existe frontera que separe fábula y mundo real.

Imágenes que «golpean» sin avisar

Roma se mueve a un ritmo trepidante. Su tráfico es red que marca el tic-tac de un reloj que parece que al tiempo quiere adelantar. En el subsuelo, el metro hace de arteria que descongestiona la superficie y posibilita el andar. Pero es el autobús, con su billete de cien minutos, el que me acoge y muestra la ciudad.

Abundantes fuentes, acueductos y plazas desfilan ante mis ojos a través del vidrio de ventanilla de la que en los trayectos no me consigo apartar. Se suceden monumentos: obeliscos de Egipto que recuerdan que los romanos vencieron donde otros pueblos no lograron conquistar, arcos triunfales antiguos –inundan el centro– que, asemejando puertas, incitan a soñar…Todo es invitación a conocer una gloria que marcó la historia de la humanidad. Infinidad de imágenes que al contemplarlas hacen sentirse parte de esta ciudad.

Roma se mueve a un ritmo trepidante…

La urbe, destino de peregrinación de cristianos, alberga el mayor número de iglesias del mundo. En ella también se hallan representadas otras creencias; la Gran Mezquita de Roma es ejemplo de su diversidad. Aquí, el aire está impregnado de esa zona irracional del hombre llamada espiritualidad.

En La Ciudad Eterna se han descubierto alrededor de sesenta catacumbas: cementerios subterráneos de los que emanan historia de la cristiandad. En el primer siglo después de Cristo, la doctrina católica se ocultó en sus laberintos donde la luz no tiene permitido entrar…Como silenciosos testigos, incontables huesos cada uno con una verdad. Por ello, el Vaticano eligió como enclave parte del territorio de Roma, pues la esencia del cristianismo bajo ella enterrada está.

El asfalto delata el terreno sobre el que se asientan ruinas, restos o vestigios –depende de la intensidad con la que se aprecien así se nombrarán–…La superficie es llana, pero las colinas irrumpen en ella integrándose en un paisaje urbanístico imposible de olvidar. El Coliseo…,estampa que sacude y hace vibrar.

El arte a la mente puede aterrar

En el continuo traqueteo del autocar identifico una conocida sensación de grandiosidad. Y es en ese instante, cuando comprendo el motivo por el cual Roma se emparejó de manera exclusiva y recíproca con otra capital: París. Ambas metrópolis por su magnificencia similar, hermanadas están.

«Solo Parigi è degna di Roma; solo Roma è degna di Parigi» Solo Paris es digna de Roma y solo Roma es digna de Paris…

Aseguran que en ambas ciudades el síndrome de Stendhal puede aparecer sin avisar: vértigo, confusión, temor…Tanta acumulación de belleza a veces es difícil de asimilar.

Frente a la Fontana de Trevi comienzo a temblar. Atravesando estrechas callejuelas he llegado hasta ella. La visión excepcional de la pequeña plaza, unida al ansiado anhelo de allí estar…ha traspasado mi racionalidad. Su reducido espacio dota de solemnidad a la fuente, pero…

El Coliseo es imagen imposible de olvidar
El barrio Trastėvere con su aire bohemio...
El imponente monte Palatino...allí nació la ciudad
Templo de las Vestales...aquí habitó la madre de Rómulo y Remo antes de ser seducida por el dios Marte
El Palatino...debajo de esas flores parte de historia enterrada está
El síndrome de Stendhal se produce por no poder asimilar tanta belleza....
Su eternidad proviene de la fuerza de un volcán
Un callejón del barrio Trastėvere...
Las librerías del barrio Trastėvere...son esencia de la ciudad

8 thoughts on “Roma: La Ciudad Eterna que emergió de un volcán

  • 10 septiembre, 2017 at 22:38
    Permalink

    Muy bello lo cuentas y describes..que lo haces sentir a flor de piel..es tan magico la emocion siempre esta presente , un abrazo y un beso te quiero ..Maica dulces sueños mi vida.

    Reply
    • Maica RiveraMaica Rivera
      11 septiembre, 2017 at 07:11
      Permalink

      Antonio, la emoción siempre está presente…no solo en los viajes, sino en cada instante de la vida. Aprender a disfrutar cada momento como si fuera el último, sin esperar ni necesitar nada más…Un gran abrazo querido amigo!
      Maica Rivera

      Reply
  • 11 septiembre, 2017 at 00:12
    Permalink

    Mooie en gevoelige reportage

    Reply
    • Maica RiveraMaica Rivera
      11 septiembre, 2017 at 07:14
      Permalink

      Rome is mooi en gevoelig, de stad brengt poëzie voort! Bedankt voor uw woorden. Een knuffel.
      Maica Rivera

      Reply
  • Vera Isabella Dörrer
    12 septiembre, 2017 at 06:32
    Permalink

    Good morning Maica, for me the question arises again and again, what does a city mean for me, which I have never seen in person, in this life? So I think, a place with so much Songs about it, with such a long and deep history, this city Rome was be filmed without ending etc. A city, with a strong state in it, of course there … it must be a very special aura. When in the future I will be there, I’ll tell you more 😉 Now I’m doing this, what it seems I can it best … I’m going to work. I wish you the best,
    a big hug Vera

    Reply
    • Maica RiveraMaica Rivera
      12 septiembre, 2017 at 07:31
      Permalink

      Good morning Vera! A city that has never been visited and is part of our history. A big hug.
      Maica Rivera

      Reply
  • 12 septiembre, 2017 at 22:33
    Permalink

    Holaaaa Maica,

    La verdad que con lo que escribes me dan ganas de ir a Roma, me he enamorado sin ir de Roma.

    Saludos

    Reply
    • Maica RiveraMaica Rivera
      13 septiembre, 2017 at 05:58
      Permalink

      Diana, Roma es una ciudad que enamora aún sin entenderla…es decir no hace falta conocerla para desear estar en ella. Espero que algún día puedas ir y «sentirla»! Un gran abrazo.
      Maica Rivera

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te apuntas al viaje de la vida?

Aprender como si fuera a vivir siempre... de mis experiencias nace este espacio donde compartir como alcanzar sueños que nos desvelan cada madrugada..."si no sueñas no creas, si no sientes no vives"

Pincha aquí para suscribirte o si ya estás registrado inicia sesión aquí.